¿Cómo detectar y combatir un ambiente laboral tóxico?

Pueden ser muchos los factores que influyen para hacer de un simple lugar de trabajo, todo un
infierno, desde las condiciones laborales, hasta la forma de ser y relacionarse de algunas
personas.

Si eres uno de los que cada día les cuesta más querer ir al trabajo, estás pensando seriamente
en cambiar de empleo o simplemente en renunciar, tal vez sea porque el ambiente laboral de tu
empresa se ha vuelto tóxico.

El entorno laboral influye en la productividad de las personas, en su estado anímico e incluso
en sus relaciones interpersonales. Cuando algo falla y el trabajador siente algún tipo de
incomodidad o inconformidad con los procesos, la estructura, la organización o el trato entre
compañeros y superiores, podemos hablar de ambiente laboral tóxico.

Muchos son quienes creen que un ambiente laboral tóxico se reduce únicamente a presenciar
o tener un mal trato entre compañeros y/o jefes; sin embargo, hay que tomar otros puntos en
cuenta.

Además de un trato negativo entre jefes, subordinados y compañeros de trabajo, el exceso de
trabajo, la falta de reglas claras y/o de comunicación contribuyen a generar un ambiente laboral
pesado.

Pero no todo está perdido, ya que esto puede tener solución. Si te has dado cuenta de que en
tu empresa esta situación está pasando, puedes proponer soluciones para mejorar el trato,
procesos y comunicación en tu entorno laboral.

Tener bien claros los procesos, que se hace primero, a quien le corresponde cada cosa, fechas
de entrega y a quién acudir en caso de que algo se complique, es primordial para poder
trabajar tranquilamente y comenzar a tener conciencia de lo que pasa.

El trato y comunicación entre empleados es el factor más dañado en ambientes tóxicos.
Sabemos que puede ser imposible que todo mundo nos caiga bien o que nos llevemos de
maravilla con todos, sin embargo, también es importante recordar que en este tipo de casos lo
más sano sería pensar que no se trata de ir a un club social, sino a un lugar de trabajo donde
cada quien tiene ciertas tareas y queramos o no, tenemos que relacionarnos cordial y
educadamente para que todo salga bien.

Saber trabajar en equipo es de suma importancia para un ambiente laboral, ya que de esta
forma cada empleado puede tomar conciencia acerca de lo que unos y otros hacen, valorar su
trabajo, minimizar las críticas y ser mucho más empáticos y mejorar con ello las peticiones.
Recuerda que “siembras lo que cosechas”, así que intenta ser mucho más amable, empático y
amable con tus colegas.

Si a pesar de plantear soluciones no ves ningún cambio, entonces lo más recomendable sería
plantear un cambio de entorno laboral. Finalmente nadie está obligado a tener que desgastarse
mental y emocionalmente. Además, todo cambio siempre generará cosas mejores.