5 recomendaciones para crear un buen clima entre los trabajadores de una empresa

clima-laboral

Las condiciones que tenga una empresa, así como la calidad para lograr gestionar la satisfacción y el talento de sus empleados, establecen la diferencia con respecto al resto de negocios. La efectividad de su clima laboral y de su gestión se ven reflejados en si los trabajadores cumplen con los objetivos establecidos, en su productividad y por lo tanto, en la competitividad que muestran con respecto al resto del mercado.
Nuestro trabajo absorbe gran parte de nuestro tiempo. Es la organización en la que pasamos 2/3 de nuestra vida. La calidad del clima empresarial y la relación que se establezca dentro del equipo no es un secreto, gestiona de forma muy marcada tanto las ganas como la motivación para hacer frente a las labores diarias que se tienen pendientes. Es un tema complicado de planificar, pero que si se realiza de forma detenida garantizará un éxito muy grande tanto a nivel personal e individual como a nivel global, en todo el ámbito de la empresa.
Toda la empresa contribuye a favor a un ambiente laboral. Este comienza por los directivos y encargados de los departamentos más altos, sigue con los mandos intermedios, los colaboradores, los afiliados y los empleados base que deben poner su mejor esfuerzo con el objetivo de que el ambiente mejore cada día un poco más.
Por este mismo motivo, a continuación vamos a ver 5 consejos para mantener relaciones de trabajo que sean productivas y sanas, con el fin de ayudar a crear un buen clima y a sentirnos mejor y más motivados en la jornada diaria.

1. Comunicación fluida:
Hemos mencionado la importancia que tiene la comunicación dentro de las empresas, para que puedan alcanzar sus objetivos y mejorar su productividad. De la misma forma, esta herramienta es clave para que las relaciones y el clima funcionen de forma correcta. Es recomendable no hablar mal de los compañeros, no hacer comentarios negativos ni delante ni detrás de ellos porque el trabajo puede convertirse en un campo de verdadera batalla.
Debemos ser siempre directos en lo que se refiere a comunicación hacia el resto de personas. Si bien, cuando tengamos tiempo libre debemos evitar realizar labores relacionadas con el trabajo. Esto es una recomendación, ya que es conveniente que aprendamos de forma eficiente y eficaz a desconectar del trabajo, con el fin de mejorar nuestras relaciones personales.

2. No culpar a otras personas:
En la mayoría de ocasiones no solemos tener la responsabilidad de los problemas o errores que comete la empresa en general, pero por eso mismo tampoco debemos juzgar a otras personas ni minusvalorarlas.
Podemos salvar nuestra responsabilidad del asunto sin necesidad de acusar a nadie. Además, hay que tener en cuenta que todos somos seres humanos y por lo tanto, nos equivocamos varias veces. Lo más recomendable es que asumamos nuestro papel dentro de la organización y ayudemos a aquellos que más lo requieran.

3. Compartir el éxito:
Cuando nuestros amigos y compañeros alcanzan los objetivos que tanto tiempo han deseado y por los que han luchado, no debemos sentir celos ni otro tipo de sentimientos negativos. Al contrario. Debemos sentir felicidad y estar alegres, aprender de ellos y saber cómo han podido conseguirlo, para poder aplicar sus estrategias a nuestro día a día.
Si valoramos abiertamente y de forma sincera el trabajo de otras personas, el clima y las relaciones laborales se verán muy fortalecidos. Además, esto demostrará el gran compañerismo que hay dentro del equipo y el interés por avanzar dentro de la empresa, con el fin de que esta, prospere.

4. Actitud positiva:
Puede que te parezca repetitivo, pero es que la actitud para afrontar el trabajo día tras día es fundamental para obtener éxito en las relaciones con los demás trabajadores. Es importante que las adversidades o asuntos personales se queden en casa o en otro lado, para no perjudicar al trabajo.
Propiciarás el acercamiento y mejorarás el ambiente empresarial si estás interesado y eres amable. Si te muestras alegre y tienes un buen trato lograrás que la organización día a día mejore.

5. Ayudar y permitirlo:
La ayuda y la opinión de otras personas son siempre muy importantes. En ese momento es cuando nos daremos cuenta de si hay o no buenas relaciones y de que estas, son indispensables para el crecimiento adecuado del negocio.
Es recomendable que estemos disponibles en la mayoría de ocasiones con el fin de ayudar a los demás y de que estos también nos echen una mano a nosotros cuando más lo necesitemos. El trabajo en equipo funciona mucho mejor que el que realiza una sola persona, así que ya sabes, fomenta un clima de respeto y confianza.

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Contacto:
Website
Linkedin
Twitter